Si su hijo presenta estos síntomas… acuda al óptico

Sólo uno de cada cuatro niños españoles en edad escolar se revisa la visión al menos una vez al año

— Frunce el ceño, guiña los ojos o gira la cabeza y el cuello para mirar de lejos o de cerca.

— Se le irritan los ojos cuando escribe o lee. Le escuecen y se frota los párpados con frecuencia.

— Se queja habitualmente de dolores de cabeza.

— Tropieza con facilidad, consecuencia de la deficiencia en la sensación de profundidad.

— Tuerce un ojo.

— Comete muchos errores al copiar palabras de la pizarra.

— Tiene baja comprensión de la lectura para su edad.

— Tiene excesiva sensibilidad a la luz (fotofobia).

— Evita actividades que requieren visión de cerca, comoleer o hacer los deberes; o de lejos, como el deporte u otras actividades de ocio.

— Suele sentarse demasiado cerca de la tele o se aproxima mucho a los libros o al ordenador.

¿Qué se evalúa en una revisión?

— Visión de cerca y de lejos
— Agudeza visual. Se mide a varias distancias, de tal modo que los estudiantes puedan leer, trabajar con el ordenador y distinguir las palabras escritas en la pizarra con eficacia.
— Acomodación. Los ojos deben ser capaces de enfocar un objeto y cambiar el enfoque de un punto a otro, de tal manera que la atención pase del libro al encerado, y viceversa.
— Alineamiento visual y motilidad ocular. Lo ideal es que los músculos que dirigen cada ojo converjan para centrarse en el mismo objeto, perfilando adecuadamente la percepción de profundidad.
— Visión binocular. Esta habilidad es clave para coordinar y alinear los ojos para que el cerebro pueda fusionar las imágenes que recibe de cada ojo en una sola imagen.
— Movimiento del ojo. El niño debe seguir las líneas de una página de forma adecuada al leer, o copiar información de forma rápida y fácilmente de una pizarra o una hoja.
Fuente: ABC
Si este artículo te parece interesante, compártelo.
Facebook Twitter Plusone Linkedin Pinterest

Deja una respuesta