Adopciones en África

Mapa-de-Africa

Acabo de leer [junio 2012] que el número de niños y niñas africanos adoptados internacionalmente ha alcanzado cifras récord. Y me ha sorprendido que en una reunión celebrada el 29 y 30 de mayo en Addis Abeba, expertos, activistas, funcionarios gubernamentales y académicos hayan hecho un llamamiento para que se reduzca esta práctica alegando que este tipo de adopciones están más motivadas por los intereses económicos que por la búsqueda de lo que es mejor para los menores.

Según un informe publicado por el African Child Policy Forum (ACPF), titulado The New Frontier for Inter-country Adoption (la nueva frontera de la adopción internacional), entre 2003 y 2011, al menos, 41.000 niños y niñas africanos salieron del continente y fueron dados en adopción, principalmente en Estados Unidos, Canadá y Europa. Es decir, el número de adopciones internacionales procedentes de África está creciendo grandemente mientras que en otras partes del mundo tiende a descender. Se calcula que en los últimos ocho años, el incremento ha sido de un 400%.

Los expertos reunidos en la capital de Etiopía, alarmados antes esta tendencia, piden, en su declaración final, que  se tomen medidas que faciliten que los niños y las niñas africanos permanezcan con sus familias y en el entorno de sus comunidades de origen, y que se opte por el cuidado alternativo dentro del mismo país en lugar de facilitar la adopción internacional.

Este documento llega a la conclusión de que la adopción internacional solo debe producirse cuando no se pueda encontrar una familia de acogida en el propio país.

Los reunidos en Addis Abeba también mostraron su preocupación porque consideran que en algunos países africanos los menores dados en adopción son captados a través de manipulaciones, falsificaciones y otros medios ilícitos, todos ellos dirigidos a conseguir beneficios económicos y que en muchas ocasiones se producen presiones “tanto internas como externas sobre familias y gobiernos para producir niños y niñas destinados a la adopción internacional”.

En otro de los informes producidos por ACPF, Inter-Country Adoption: An African Perspective (La adopción internacional: una perspectiva africana), se afirma que “el dinero determina no solo la forma en que se realizan esas adopciones, sino también las razones por las que muchas de ellas se inician”. Para más tarde concluir que el factor económico es un elemento clave que debe ser tenido en cuenta si se quieren proteger, de manera efectiva, los derechos del niño, al hablar de adopciones internacionales.

Denuncia el estudio que en los últimos años se han establecido por toda África muchos orfanatos con el solo objetivo de generar beneficios para sus promotores. En muchos casos se puede llegar a recibir hasta 30.000 dólares de los padres que quieren adoptar uno de los menores que se encuentran acogidos en esos centros.

De hecho, el informe denuncia que la mayoría de los “huérfanos” adoptados en África tienen, al menos, uno de sus progenitores vivos.

El Convenio de La Haya relativo a la Protección del niño y a la Cooperación en materia de Adopción Internacional, de 1993, también establece la adopción internacional como el último recurso. Pero solo 13 de los 55 estados africanos existentes han firmado este convenio.

En 2010 Etiopía fue el segundo país donde se produjeron más adopciones internacionales del mundo, solo superado por China. Otros países con gran número de este tipo de adopciones son: Burkina Faso, Costa de Marfil, Congo, Ghana, Malí, Marruecos, Nigeria, República Democrática del Congo, Sudáfrica y Uganda.

Las personas que quieren adoptar menores están volviendo sus miradas hacia África por los cambios legislativos que se están produciendo en los países tradicionalmente proveedores de estos niños y niñas.

Países como China, Corea del Sur, Guatemala, Rusia, Rumanía y Ucrania han endurecido las normas y requisitos para adoptar, reducido o puesto fin a la adopción internacional a favor de la nacional.

Por eso los expertos reunidos en Addis Abeba han hecho un llamamiento a todos los gobiernos del continente para que armonicen sus legislaciones nacionales con los instrumentos internacionales de Derechos humanos para conseguir un sistema total y unificado de protección del menor a nivel continental.

Se trata de un tema abierto a muchas interpretaciones y todos conocemos casos para estar a favor o en contra de esta práctica, lo que queda claro en estos informes es que ante la falta de niños y niñas procedentes de otros países, África se ha convertido en la última frontera de la adopción y que en muchos casos prima el interés económico sobre el bienestar del menor. Por todo ello los  países africanos están llamados a reforzar sus legislaciones de cara a evitar cualquier tipo de abuso.

Chema Caballero
http://www.mundonegro.com/?q=content/adopciones

Fuente: Blog “El rincón africano” http://javillalabeitia.blogspot.com.es

Si este artículo te parece interesante, compártelo.
Facebook Twitter Plusone Linkedin Pinterest

Deja un comentario