La Diputación incrementa las ayudas a las familias que acogen a menores

acogida

Para los niños que no pueden vivir con sus padres, representan la mejor opción: una familia de acogida que les brindará un hogar donde crecer y desarrollarse, hasta que puedan regresar a su entorno natural. La Diputación Foral de Bizkaia ha hecho una apuesta decidida por esta modalidad de atención a menores tutelados y, por ello, ampliará el próximo año las ayudas económicas que reciben las familias acogedoras, alcanzando los 1,6 millones de euros. La institución foral prevé un incremento en el número de estas familias, como consecuencia de la campaña de sensibilización que se desarrollará en los centros educativos del territorio.

El acogimiento familiar es una medida de protección para la infancia que proporciona una familia a menores, por diversas circunstancias, no pueden vivir con la suya y se encuentran bajo el amparo de la Diputación. Se trata de un recurso temporal, mientras su familia no puede atenderle, y evita que estos niños ingresen en centros o residencias. Un hogar estable, cálido, normalizado, con un modelo familias adecuado… Los beneficios de esta medida son innumerables. A diferencia de la adopción, se trata de una medida temporal, en la medida en que su objetivo es promover la vuelta del menor con sus padres en los casos en que sea posible. Además, también cuando resulta adecuado, se garantiza que estos niños sigan manteniendo el contacto con su familia de origen mediante visitas.

Con el objetivo de impulsar estos acogimientos, el departamento de Acción, junto a Educación del Gobierno vasco, va a poner en marcha en breve una campaña de sensibilización entre los alumnos de 5º y 6º de Primaria. El objetivo de los concursos de dibujo y relato que se van a convocar es romper las posibles objeciones que estos pequeños pueden tener a aceptar un nuevo miembro en su familia.

La Diputación confía en que el número de familias acogedoras se incremente como consecuencia de esta campaña y, para ello, ha aumentado también la partida para compensar económicamente ese esfuerzo. Así, el presupuesto de este programa aumentará hasta los 1,6 millones de euros, con un incremento de 45.000 euros.

Como novedad de cara al próximo año, además, el departamento que encabeza Pilar Ardanza pondrá en marcha un programa de acogimiento profesionalizado para casos especiales de acogimiento de grupos de hermanos o menores discapacitados.

Dependiendo de las necesidades de los niños, estos acogimientos pueden abarcar desde fines de semana o periodos vacacionales a periodos de más de dos años, con previsión de convertirse en permanentes. No es una tarea fácil; las familias de acogida tienen que saber que es una medida temporal, que algún día esos niños que están criando como suyos regresarán con sus familias. Además, muchos llevan consigo sus mochilas de dificultades y experiencias.

Para ayudar a estas familias en esta tarea, la Diputación pone a su disposición un equipo de profesionales multidisciplinar para apoyarles las 24 horas del día. Pero también las ayuda económicamente, con compensaciones mensuales para contribuir a los gastos que genera el acogimiento y extraordinarias, para hacer frente a los posibles gastos de intervenciones o tratamientos no cubiertos por los servicios públicos.

Fuente: http://www.deia.com

 

Si este artículo te parece interesante, compártelo.
Facebook Twitter Plusone Linkedin Pinterest

Deja un comentario