Andualen

manos

Andualen me mira con una sonrisa viva, de hombrecillo feliz, desde la fotografía que hay por delante de los libros en la biblioteca de mi despacho. El niño levanta sus manitas de color chocolate con los dedos pulgares alzados en señal de victoria. Andualen nació en el Cuerno de África hace tres años, y por vía de adopción es mi nieto, oficial y legalmente, desde hace cuatro semanas. De huérfano de la tribu gumuz -al oeste de Etiopía- a hijo de profesores de educación Secundaria en España, hay un abismo, un cambio inimaginable que a su corta edad Andualen ha sabido asimilar con rapidez sin que para él haya supuesto el menor trauma. La adopción de niños en desamparo es una muestra evidente de que en los países del llamado primer mundo, entre ellos el nuestro, todavía emerge algún valor efectivo en medio de una irrupción de ambientes infectos, de comportamientos corruptos, egoístas y desconsiderados, como notas características que nos distinguen y que algún día para mal nuestro la historia se encargará de airear.

  Como es fácil suponer, he seguido de cerca el escabroso trámite que desde el verano del año 2010 han tenido que bandear mis hijos para dar la gestión por concluida y contar con el deseado infante como hijo suyo. Un coste económico considerable que no todo el mundo se puede permitir; una pelea continua contra los inconvenientes impuestos por la burocracia, empeñada en estorbar los pasos en favor de nadie y en perjuicio de todos; un sí a cada paso, oscurecido al día siguiente con un no, para amargar la espera, hasta que por fin, con un poco de suerte y un mucho de paciencia: un primero y un segundo juicio en el que son citados los padres biológicos del niño, si es que los hay, y la adjudicación definitiva llegado el momento.
Toma del avión en viaje de ida; estancia en el país de origen entre diez y treinta días, conviviendo con el niño en un hotel; nuevos trámites a resolver en la Embajada, y si no surgen otros impedimentos ajenos al sistema, la aventura concluirá con la vuelta a casa en compañía del nuevo miembro de la familia. Las razones que suele argüir la oficialidad cuando se le pregunta el porqué de tanta complicación frente a un acto voluntario de piedad suprema, por tratarse nada menos que de una persona con toda su dignidad lo que anda en juego; las razones, digo, no acaban por convencer a nadie. Son varios los matrimonios o parejas que pretenden adoptar y desisten en su empeño debido a las múltiples complicaciones, muchas de ellas abusivas, que a la larga impiden contribuir con hechos a lograr un mundo mejor, una humanidad más justa. Son millones de niños en desamparo los que siguen llenando los orfanatos en tantos países de la tierra, los cuales, si se eliminaran muchas de las barreras que imponen los Estados, podrían correr la misma suerte que el pequeño Andualen, quien después de cumplir por parte de sus padres con los trámites legales de última hora una vez en nuestro país -inscripción en el Registro Civil con su nuevo nombre y apellidos- ha pasado a llamarse Andrés, su equivalente en nuestro idioma, que, feliz coincidencia, es el nombre de su padre.
Por José Serrano Belinchón
Fuente: http://www.nuevaalcarria.com
Si este artículo te parece interesante, compártelo.
Facebook Twitter Plusone Linkedin Pinterest

Deja un comentario