“Siempre hay más demanda que familias de acogida”

Cádiz

Rafael Candón, Psicólogo infantil y juvenil, mediador de menores, es coordinador del curso sobre Atención a menores en desprotección que se imparte en la UNED con el objetivo de acercar y formar a universitarios en este ámbito, tan necesitado de especialistas. El experto habla de tipo de centros, de sistemas de acogida, de políticas de trabajo en continua transformación y de los menores gaditanos que se encuentran en esta situación.

-¿A qué nos referimos exactamente cuando hablamos de menores en desprotección?


-Son aquellos niños retirados de su familia por cuestiones de abuso o maltrato y de forma temporal van a los distintos tipos de centros de acogida, mientras su situación se restablece, si es posible. Normalmente hablamos de pequeños a partir de los 3 años, ligados a proceso de acogida y adopción, como alternativa a su estancia a centros de este tipo.

-¿Qué tipo de acogidas existen, qué tipo de centros se adecúan a sus necesidades y cuántos menores gaditanos atraviesan por esta situación?

-Hay distintos procesos de acogida, simple y permanente. En Cádiz, en la provincia, no hay ningún menor de 3 años en centros, de 4 a 6 años hay ocho menores, todos con necesidades específicas o déficit cognitivo, y de 7 a 11 años, unos 30 menores. De 12 en adelante son el resto de jóvenes del sistema. En este último caso la acogida disminuye muy significativamente.

En cuanto a tipo de centros, hay 7 centros de acogida inmediata, 18 residenciales básicos, y 6 centros específicos, bien para menores con trastornos de conducta, en situación de conflicto social o con necesidades específicas.

-¿Dónde se detecta o quién debe dar la voz de alarma de que un menor debe ser protegido?

-En los colegios o a través de denuncia privada debido a la observación de conductas negligentes… Es entonces cuando los servicios sociales toman contacto con la situación, para verificar si, efectivamente, existe riesgo para el menor. Finalmente, es el juez en última instancia quien dice que el menor está en desamparo y determina qué tipo de asistencia se le debe dar. Si es menor de tres años suelen ir a familias de urgencia o de primera acogida, o a residenciales básicos, mientras se valora la recuperación. Si son mayores se acogen a sistemas de protección hasta que alcanzan la mayoría de edad. Aunque en general el objetivo es que todos los menores entren en familias en contextos normalizadores, pero es complicado.

-¿Y existen muchas familias en Cádiz dispuestas a acoger a menores?

-Las familias siempre son insuficientes. Suele haber más demanda que familias en acogida. También están las familias profesionalizadas, que son familias remuneradas que trabajan con estos niños porque tienen facultades para ejercer esta labor. En Cádiz hay unas cinco familias de este tipo.

–¿Se está notando alguna tendencia en cifras de menores protegidos?

-Durante los últimos años se produjo un importante aumento de menores inmigrantes no acompañados, que han copado el sistema durante este tiempo. Ahora esta cifra está en disminución y actualmente están al 50 por ciento. Por otra parte hay que decir que el objetivo de este año ha sido que ningún menor de 0 a 3 años pase a centros de acogida, sino directamente a manos de familias de urgencia, y así ha sido. De 4 a 6 también suelen pasar a este tipo de familias. Por tanto, el fin ahora es que ocurra lo mismo con menores de entre 7 y 14 años, e invertir en recursos que lo posibiliten.

-¿Ha tenido algún tipo de impacto la crisis, con la aparición de más familias en riesgo de exclusión social o que viven por debajo del umbral de la pobreza?

-Ningún impacto.

–¿Hacen falta especialistas en esta materia?

-Sí. De ahí la importancia de este curso, que se vuelve a celebrar en febrero en la UNED y que permite que la universidad se acerque al mundo profesional y viceversa, y ambos nos beneficiemos. Desde la Asociación para la familia Enlace queremos mantener esta colaboración, ante la necesidad de formar a profesionales. De hecho, los alumnos que realicen y aprueben todos los cursos del ciclo entrarán a formar parte de una bolsa de empleo de Enlace.

-¿Qué mensaje transmitiría a la sociedad gaditana?

-Animaría a las familias precisamente a que den el paso a acoger a menores de estas características, que a fin de cuentas forman parte de la sociedad, y todos somos responsables de ellos. Que apuesten por algún tipo de modalidad de acogimiento o adopción. Bien directamente desde el servicio de atención al menor, o en la comisión de adopción, donde desarrollan dos programas específicos.

Fuente: Diario de Cádiz

Si este artículo te parece interesante, compártelo.
Facebook Twitter Plusone Linkedin Pinterest

Relacionados:

Deja un comentario