La historia de los niños chilenos que son adoptados por extranjeros

chile

Annette y Marc Mathieu viven en Francia y esperaron tres años para que su teléfono sonara y les informaran que ya tenían a su hija. En Puerto Aysén los esperaba Valentina, la niña de cuatro años que hoy les cambió la vida y partirá a Alsacia-Lorena, en el país galo.

Así es como se gestan muchas historias de matrimonios extranjeros que adoptan en Chile. Estas parejas son quienes en su mayoría, se quedan con los niños más grandes dentro del sistema del Sename.
De hecho, durante este año, se han realizado en Chile 400 enlaces, de los cuales 70 corresponden a adopciones internacionales. De estas, según rango de edad, la mayor cantidad de niños con enlaces internacionales corresponde al rango de edad de 4 a 7 años. Si se compara ese rango etario, del total de niños que va al extranjero, el 68,6% tiene entre 4 y 7 años, mientras que del total de niños adoptados en Chile, sólo el 17,3% corresponde a esas edades, existiendo una importante preferencia por rangos de edad menores a 1 año (40,3%). Esa es una tendencia que se quiere revertir.

El matrimonio compuesto por Annette y Marc (de 46 y 48 años respectivamente) se conoce hace 20 años, llevan casados 8 y a los cinco comenzaron a hablar de tener hijos, sin embargo, la naturaleza no los acompañó, por lo que la adopción les pareció una alternativa normal.

La pareja recurrió a la fundación Rayon de Soleil de l’enfant étranger en Francia, que hizo el enlace con el hogar de Puerto Aysén Eleonora Giorgi, donde se crió Valentina luego de ser abandonada por su madre biológica.

Tres años se demoró todo el proceso, hasta que un día los llamaron y le dijeron que había una niña. Con el paso de algunas semanas pudieron ver una fotografía de Valentina. «Cuando nos mostraron una foto fue emocionante, estábamos maravillados, encantados», dice a La Tercera Annette.

Luego de eso tuvieron que comenzaron a armar su viaje a Chile, que consideraba tomar vacaciones y dejar los negocios en el país preparados para ausentarse más de un mes. De Francia viajaron a Puerto Aysén, y llegó el día de conocer en persona a su hija. «Al verla fue la felicidad pura, ella se había puesto su mejor vestido», dice Annette, quien agrega que «ella nos esperó con los brazos abiertos y ya nos decía mamá y papá».

El Sename se preocupa durante el proceso de mostrarle al niño un álbum de fotografías que los futuros padres deben enviar, con imágenes de la familia, de su casa y de la pieza que los espera. En el caso del matrimonio Mathieu, en el álbum que enviaron a la pequeña Valentina salían sus futuros hermanos (del primero matrimonio de Marc), su dormitorio y de la gata Pilar.

Durante el año 2012, se produjeron 15 enlaces nacionales con niños mayores a ocho años, mientras que internacionales llegaron a 34. Esto, debido a que las parejas chilenas prefieren niños más pequeños.

En cuanto a las parejas extranjeras, estas tienen un promedio de edad sobre los 40 años hasta un máximo de edad de 50 años. Al igual que en los casos chilenos, la mayoría es de clase media, posee estudios superiores y ambos trabajan. La mayoría de las parejas extranjeras tiene problemas de infertilidad y optan por la adopción tras haber hecho todos los intentos por la vía médica.

El director del Sename, Rolando Melo, indicó que «la respuesta de familias extranjeras para la adopción de niños mayores de 4 años en muy importante. Nos gustaría que más familias chilenas siguieran este ejemplo y consideraran la adopción de niños mayores como una opción».

Annette afirma que «no tuve la suerte de tener hijos biológicos, pero hoy soy una mamá entera, siento igual ese amor maternal, soy una mamá pendiente de lo que hace Valentina y de lo que no». Mientras hablaba, su esposo la interrumpe y asegura que «puedo confirmar que ella es una excelente mamá».

Fuente: http://www.latercera.com

Si este artículo te parece interesante, compártelo.
Facebook Twitter Plusone Linkedin Pinterest

Deja un comentario