Más de 800 personas chilenas adoptadas han buscado a sus padres biológicos

chile

Eran las 11.30 cuando su teléfono sonó. Al otro lado de la línea una voz le dijo que la estaban contactando desde el Sename. La mujer guardó silencio y antes que le dijeran nada, respondió: “Está acá, ¿cierto?. ¡Mi hijo!”.

No estaba equivocada. El joven, de 28 años, había viajado desde Suecia a Chile con su polola para conocer a su madre biológica. Apenas llegó pidió ayuda al Sename. En una semana lograron contactarla. “Fue una odisea. Al iniciar la búsqueda nos dimos cuenta de que había cambiado de domicilio. Al final dimos con el teléfono”, cuenta Nancy Rodríguez, encargada del subprograma de Búsqueda de Orígenes del Departamento de Adopción del Sename.

Cuatro horas después de ese llamado telefónico la mujer  estaba  reencontrándose con el hijo que había dado en adopción casi tres décadas atrás. Uno de sus hijos actuales la acompañó. “El encuentro fue emocionante. No se soltaban de las manos. Al otro día se reunieron otra vez, pero ahora con los otros hermanos del joven.  Estuvieron hasta la madrugada hablando”, cuenta Rodríguez.

Este encuentro, gestado hace unas semanas, fue posible gracias al programa Búsqueda de Orígenes del Sename, que partió oficialmente con la ley de adopciones en 1999, pero que registró sus primeras estadísticas en 2005.

Ahora un estudio realizado por la entidad dice que entre 2009 y 2011 fueron  850 las personas que se acercaron para buscar a su familia de origen, de los cuales un 68% fueron mujeres (68%) y 32% hombres.

Que sean más mujeres las que inician la búsqueda es comprensible, dice Eliana Heresi, sicóloga de la UDP. “Ellas tienen una mayor necesidad que los hombres de reencontrase con sus orígenes, debido a su cercanía con la maternidad”, dice.

Rodríguez cuenta que algunas personas desisten de la búsqueda cuando los  jueces -que son los que dan la orden de abrir el expediente de adopción- deciden informar a los padres adoptivos que sus hijos han iniciado este proceso. “La ley lo permite, pero no es una obligación hacerlo. Algunos jueces lo hacen y esto lleva a que los hijos se desistan, ya que no quieren causarles daño a sus padres adoptivos”, dice.

LAS RAICES

Raquel Morales, jefa del departamento de Adopción del Sename explica que “es  natural que muchas personas deseen saber cómo fue el principio de su vida y su familia biológica. Además es un derecho establecido en la Ley de Adopción. Pero también el reglamento de esta ley establece el respeto a la privacidad y voluntad de los padres biológicos, quienes pueden negarse a establecer el contacto o a concretar un encuentro”, aclara. Algo que ocurre en cerca del 5% de los casos.

También puede suceder que  no se encuentren datos de la madre biológica, porque la adopción se hizo por entrega directa, algo común hace 30 años.

Ahora, cuando las madres son ubicadas y aceptan el encuentro se inicia un acercamiento paulatino, intermediado por el Sename. Ambas partes comparten correos y fotos por internet, antes de un encuentro físico. Este se da sólo cuando los expertos consideran que las condiciones están dadas.

Según el estudio de la entidad, la mayoría de quienes iniciar la búsqueda  quieren conocer a su madre biológica (22,8% hombres y 21,2% mujeres). Pero también conocer las razones de su adopción (17,1% hombres y 21,2% mujeres);  saber de  la existencia de hermanos (13% y 12,1%) y si hay enfermedades hereditarias (10,6%  y 13%).

Fuente: La Tercera

Si este artículo te parece interesante, compártelo.
Facebook Twitter Plusone Linkedin Pinterest

Relacionados:

Deja un comentario